Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

Suscríbete a nuestro newsletter de Estética
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
NOVASONIX ADIPOSHAPE. Estiliza la silueta

BLOG

Feng Shui: activando “lo positivo”

Publicado por: amelia75.pro ®

29/07/2013

Con el fin de conseguir el equilibrio con el entorno el feng shui propone técnicas de distribución y decoración de la vivienda e incluso del lugar de trabajo. Lo ideal, dicen los expertos, es practicar el feng shui como un arte...

¿Y quién no desea estar a gusto consigo mismo, tener de salud, energía, una buena carrera profesional y excelentes relaciones personales?

Esta ancestral ciencia china, el feng shui, asegura que todo eso es posible si aprendemos a vivir en armonía y en equilibrio con el entorno. Se basa en la idea de que en la atmósfera se entrecruzan numerosas líneas de energía, unas beneficiosas y otras perjudiciales. La clave está en protegernos de la energía negativa y activar la positiva.

El feng shui propone varias técnicas de distribución y decoración de nuestra vivienda e incluso de nuestro lugar de trabajo para conseguir precisamente ese equilibrio con el entorno. Cuando vivimos en una casa que goza de buen feng shui nos sentimos a gusto y disfrutamos de salud; nuestra carrera profesional progresa, nuestros ingresos aumentan y nuestras relaciones son positivas. Por el contrario, en una casa con mal feng shui todo en la vida se vuelve desagradable y negativo.

Lo primero que debemos hacer es adquirir la mirada feng shui. Ello significa cobrar conciencia del aspecto y hasta de los olores que nos rodean y, muy importante, aprender a fijarse en las formas. No en vano las palabras feng y shui significan literalmente "viento y agua", los dos elementos que perfilan el paisaje.

Y para ello lo ideal, según los expertos, es practicar el feng shui como un arte.

Historia del feng shui

El feng shui es una ciencia china milenaria que estudia la relación entre los seres humanos y el ambiente que les rodea; es una filosofía y un arte que nos ayuda a través de sus reglas y principios a estudiar e interpretar los flujos de energía del universo y cómo nos afectan, con el fin de crear ambientes sanos y prósperos.

El feng shui nació del taoísmo y está íntimamente vinculado a esta práctica. En sus orígenes, hace 7.000 años, el feng shui era una tradición oral, sólo conocida por los miembros de la clase imperial china, existiendo únicamente la “Escuela de las formas”.

No fue sino hasta el siglo IX d.C. cuando este arte se dio a conocer de forma abierta a través de las diferentes escuelas de feng shui. Aunque es originario de China, el feng shui se difundió a occidente desde Hong Kong y Taiwán, ciudades reconocidas como las capitales mundiales del feng shui.

Con la llegada del comunismo que prohibió todas las prácticas tradicionales, China perdería el conocimiento de este arte y la clase dirigente que pudo escapar se instaló en Hong Kong y Taiwán llevándose consigo la practica del feng shui Su difusión en occidente no fue sino hasta los años 70 cuando empresarios y políticos intrigados por el éxito económico de los empresarios asiáticos comenzaron a contratar maestros de feng shui para asesorarles en el diseño de sus edificios y oficinas.

El caso más popular fue el del magnate Donald Trump en los años 80 quien, en medio de una crisis financiera, remodeló sus inmuebles de acuerdo a las recomendaciones de un reconocido maestro feng shui, logrando con esto levantar nuevamente su imperio.

En Estados Unidos y otros países occidentales el feng shui se ha popularizado de tal forma que la industria inmobiliaria lo utiliza como poderosa herramienta publicitaria para incrementar sus ventas de inmuebles; una gran cantidad de empresas consultan con maestros feng shui para distribuir los espacios, ubicar la oficina del presidente, colocar correctamente las ventanas y puertas para que fluya la energía y lo más importante conseguir la mejor ubicación del área financiera a fin de asegurar sus ganancias.

Pero también en occidente el feng shui ha sido vilmente comercializado, asociándolo con la cultura popular china para vender bisutería barata, ranitas de la suerte, cristales y hasta costosa joyería. Una cantidad de artículos inservibles y sin ninguna utilidad en el verdadero feng shui. Esto también ha traído como consecuencia que muchas personas sean escépticas y lo consideren superstición barata.

El Chi, la energía del feng shui

Identificar el “chi”, retenerlo si es positivo o evadirlo si es negativo es el objetivo principal del feng shui.

Existen flujos invisibles de energía recorriendo nuestro ambiente provocando muchas o pocas dificultades en nuestra vida. Esta energía, conocida en el mundo del feng shui como "el chi" o “qi”, puede ser positiva o negativa.

Un antiguo proverbio chino dice: "Primero está el destino y la suerte, después el esfuerzo y en tercer lugar viene el feng shui".

Cada vez que oímos hablar de feng shui, aparecen los conceptos de chi, el yin y el yang, los 5 elementos, pero ¿qué es esto?, son los fundamentos del feng shui y el buen manejo de los mismos es esencial para la practica de esta ciencia milenaria.

El chi o wu chi, es la fuerza vital, la energía primaria que une todas las cosas, el Tao, el vapor original y fuente de todos los seres. Todos los seres son creados a partir del Tao y acaban por volver a él. Este vapor original da vida a un ser y vuelve a liberarse en el universo cuando ese ser desaparece.

El chi es dinámico, circula de manera invisible a través de los diferentes espacios afectando nuestra vida. En el feng shui, existen tres tipos de chi; el chi Celestial; el chi Terrestre y el chi Vital.

El chi Celestial es la energía cósmica que mantiene unido al universo, de allí se deriva la astrología, tanto la china como la occidental, es por eso que el también es conocido como la Suerte del Cielo o el Destino. El chi Celestial también tiene relación con el clima, la luz solar, la lluvia, etc.; es totalmente “incontrolable por el hombre”.

El chi de la Tierra se origina de las formas de nuestro ambiente, montañas, ríos, construcciones.

El chi Vital es la vida de cada ser humano, ese campo energético que nos rodea y que va más allá de la parte visible del cuerpo. Podemos cultivar nuestro chi, mejorando nuestra salud y bienestar a través de la meditación. El chi vital también abarca nuestro nuestros pensamientos en consecuencia podemos con nuestra actitud mejorar este chi.

La interacción de estos tres tipos de chi rige y define nuestro Destino. En otras palabras estamos influenciados por la suerte del Cielo, la suerte de la Tierra y la suerte del Hombre.

Usualmente podemos percibir el chi a través de nuestra percepción innata del mismo, por ejemplo cuando nos sentimos intranquilos en un sitio, cuando visitamos alguna casa y sentimos que algo está mal, cuando tenemos problemas para dormir, etc.

El chi puede ser positivo (sheng chi) y moverse en forma ondulante o puede ser negativo (sha chi) y moverse en línea recta.

El feng shui estudia la distribución del "chi" en un espacio y busca determinar donde el positivo circula mejor, donde es negativo, donde no está llegando, a fin de intervenirlo o corregirlo para crear espacios armónicos y prósperos.

Para los sabios chinos de la antigüedad El yin y el yang nacen del chi o "wu chi", el Tao, el vapor original y representaban esta figura mediante un círculo perfecto, un útero, un óvulo sin fecundar. Una vez fecundado (el Big Bang, el comienzo del universo) nace la primera expresión de vida, el "tai chi" o el yin y el yang, dos fuerzas fundamentales del universo que interactúan y que al ir creciendo sus campos de energía, dividen el círculo en dos mitades una yin (negra) y otra yang (blanca). Cada lado es un momento del cambio, la transición de yin a yang es "la Creación" y la transición de yang a yin es "el Regreso". La representación del yin y el yang, significa dos fuerzas independientes en movimiento equilibrado. Estas fuerzas están presentes en todo lo que nos rodea.

El yin es lo femenino, la tierra, la luna, la noche, la sombra, la quietud, lo descendente, lo movedizo, lo frío, lo blando. El yang es lo masculino, el cielo, el sol, el día, la luz, la actividad, el movimiento, lo ascendente, lo caliente, lo duro.

El yin (reposo) y el yang (movimiento) generan ciclos constantes de cambio en el que cada uno se convierte en otro, cuando el yin mengua aparece el yang y viceversa (interacción). Esta interacción genera emanaciones de energía que dan vida a todas los seres. Podemos ver esta interacción en la naturaleza en la forma de las 4 estaciones, yang se refleja en el verano y el yin en la frialdad del invierno. En la representación moderna del yin y el yang, el punto negro dentro de la parte blanca indica que el yin existe dentro del yang y viceversa. El yin y el yang son relativos y no absolutos. Los mismos Cielo y Tierra emergen del yin y el yang. El yin y el yang a su vez emergen del Movimiento y la Quietud.

En feng Shui, el yin y el yang tiene una concepción diferente. Las montañas inmóviles y tranquilas son clasificadas como yin. Los ríos, mares o lagos que contienen agua en movimiento son clasificados como yang. Un sitio ideal en el feng shui sería un lugar dónde los ríos y las colinas converjan armoniosamente.

La energía emanada de la constante interacción del yin y el yang presenta cinco clases de movimiento; el estudio de estos movimientos representa la base de la 'Teoría de Los 5 Elementos', herramienta fundamental para la práctica del feng shui.

Los 5 elementos representan 5 fases distintas de energía o chi. Para su explicación se utilizan cinco elementos de la naturaleza: El Fuego, la Tierra, el Metal, el Agua y la Madera, cada uno de ellos representa una transformación del chi. Cada uno de ellos se corresponde con una orientación geográfica, un número, un color, etc.

Las cinco energías se transforman en una a otra en un proceso denominado Ciclo Creador, de esta manera cada una de las cinco energías origina la energía que le sigue. El Fuego produce la Tierra que a su vez produce el Metal en sus profundidades; la energía contractiva del metal en las profundidades de la tierra produce el Agua que a su vez produce la Madera.

Por otra parte estas energías se controlan unas a otras en el Ciclo de Control, el Fuego controla el metal, el metal controla la madera, la madera controla la tierra, la tierra controla el agua y el agua controla el fuego.

Los cinco elementos están presentes en nuestra vida cotidiana:

La casa feng shui

La magia del feng shui entra en tu vida para mejorarla.

En el hogar, la vista está relacionada con los colores y dependiendo de su uso, nuestro ánimo podrá estar cargado de optimismo o al contrario, de pesimismo; de ahí la importancia de saber conjugarlos bien en nuestro entorno para garantizar el equilibrio, la armonía y la felicidad de nuestro hogar.

El olfato también influye y lo representan los olores que hay dentro de la casa. El oído también se relaciona con el sonido que haya en una casa y por tanto los sentidos se convertirán en protagonistas de nuestro estado anímico cotidiano. Por ello, el desarrollo de lo físico, psíquico, espiritual y emocional es indispensable también para el equilibrio armónico de la persona, el hogar y nuestro entorno inmediato, buscando siempre el equilibrio positivo.

Por otro lado, los armarios repletos de ropa que ya no utilizamos; los cajones llenos de cosas inútiles, las repisas o estanterías abarrotadas de objetos que ya no nos dicen nada y que sólo estorban; los retratos o cuadros que reflejan soledad o tristeza, todo esto provoca perjuicio y genera ansiedad.

Elige una casa que tenga una buena protección en su "espalda", esto significa una montaña atrás (la Tortuga Negra) y en la ciudad puede ser otra casa o edificio por detrás de la casa.

Es recomendable un espacio abierto adelante, esto se refiere a que el frente de la casa donde normalmente está la calle, esté despejado, tenga buena vista, un patio delantero, un parque o una plaza frente a tu casa. Imagínate que estás sentado en un sillón, con un buen respaldo en tu espalda y adelante espacio abierto para estirar las piernas.

A los lados de la casa también debe haber estructuras protectoras, dos construcciones que simbolicen el Tigre Blanco a un lado y el Dragón Verde al otro lado. Son como los apoya-brazos del sillón.

Una casa construida en la cima de una montaña, no tiene protección por ningún lado, está indefensa a la lluvia y azotada por el viento y los imprevistos. De igual forma vivir en los pisos altos de un edificio que es el más alto de la zona, que sobresale del resto, no es un lugar propicio. En un edificio elige siempre los pisos intermedios, ni los primeros, ni los últimos pisos.

En el entorno que rodea a tu casa revisa los objetos agudos como postes de tendido eléctrico, postes de alta tensión, antenas, grúas, todos ellos proyectan una energía destructiva hacia tu casa (sha chi), sobre todo si apuntan a tu puerta principal o ventanas. No es malo que haya árboles que den sombra a la casa, pero asegúrate de que no estén muy pegados a la casa, que no bloqueen el camino hacia la puerta de entrada y no tengan ramas de formas amenazantes hacia la casa.

El camino interno que va hacia la casa es preferible que sea curvo y sinuoso antes que una línea recta.

Cuida que no haya objetos que obstaculicen este camino, como un árbol justo tapando la puerta de entrada. Todo objeto grande situado delante de nuestra puerta bloquea la energía nutriente y es probable que nos encontremos con obstáculos en todas nuestras empresas.

La puerta de entrada debe estar siempre bien cuidada, es un punto vital en el feng shui, es la "cara" de nuestra casa. Debes estar visible, mantenerla bien pintada o barnizada, con sus manillas y bronces brillantes, un par de plantas a cada lado que la realcen, un bonito limpia-pies, en fin, un lugar que dé la bienvenida. Dice una leyenda china que ¡si tu puerta principal está descuidada, los dioses de la fortuna y la buena suerte pasarán de largo!

Los jardines y los parques con flores y árboles perennes son benévolos. En la cultura china, los árboles perennes simbolizan la longevidad y la salud, porque no se desprenden de sus hojas, ni "mueren" en el invierno.

La parte de delante de la casa es yang, está más cerca de la calle, del movimiento y del ruido, se recomienda para el comedor, el cuarto de estar o la cocina. De la mitad hacia atrás sería la parte yin, más protegida, con menos ruido, ideal para los dormitorios, que necesitan tranquilidad, intimidad y ¡protección!

La cocina no debe estar a la vista desde la puerta principal. Si es así se debe cerrar la puerta.

La limpieza y el orden son recomendables para que un lugar tenga buen feng shui, pues permite que el qi (la energía vital) fluya con libertad. Allí donde hay desorden, suciedad, mal olor, hay un qi estancado. La limpieza y ordenar los armarios y desvanes puede ser un buen comienzo... ¡despejar la casa!

Para que una casa tenga buen feng shui, también, hay que tener en cuenta algunas características.

La entrada no debe ser demasiado estrecha para evitar que la puerta abra a un espacio demasiado abarrotado o a unos sanitarios, una ventana, una columna o un rincón.

Al entrar en casa, la puerta principal nunca debe dar directamente a una escalera. Lo mismo da que el tramo sea ascendente o descendente, es una mala disposición, y cuanto más largo es el tramo, más perjudica a la puerta.

La cocina debe estar lo más cerca posible de la parte de atrás de la vivienda.

Si la casa tiene habitaciones a distintos niveles, el comedor debe estar más alto que cualquier sala y los dormitorios en un nivel más alto que el resto de las habitaciones.

También, en el caso de que la casa tenga varias plantas, la puerta principal, la mesa del comedor y las mesas de trabajo no deben estar en la vertical de ningún sanitario.

Hay que evitar los pasillos rectos y excesivamente largos que promueven la discordia y malentendidos entre los habitantes de la casa. Tampoco es bueno que las puertas estén directamente enfrentadas con las ventanas.

Feng shui y el comedor

El comedor debe estar situado en el centro de la casa, ya que es el corazón de la casa y el santuario de la unidad familiar. Debe tener forma regular y si tiene salientes se deben disimular con plantas de interior o muebles, como por ejemplo arcones. Los colores de esta estancia deben ser alegres y es importante que cuente con un equipo de música.

La distribución de los asientos con una mesita cuadrada o rectangular en el centro simboliza los elementos tierra y madera; hay que evitar los asientos en forma de U o L, ya que transmiten la sensación de que les falta un lado.

Feng shui y la cocina

Equilibrar el agua y el fuego para proporcionar la buena suerte.

En la cocina se combinan dos elementos, el agua y el fuego, que hay que saber armonizar y equilibrar para que tengan efectos positivos. Ni el horno ni los fuegos de la cocina deben estar enfrentados con el frigorífico ni con el fregadero. Los fuegos de la cocina no deben estar debajo de una ventana ni en un rincón, porque ambas cosas significan vulnerabilidad ante energías negativas.

Tener un buen feng shui en la cocina significa tener el frigorífico bien surtido de alimentos a cualquier hora, todos los días de la semana. El frigorífico sustituye a la urna llena de arroz que tradicionalmente colocaban los chinos en la cocina para asegurarse que nunca les faltaría qué comer. Debajo de esa urna también solían colocar un paquete de monedas envueltas en papel rojo que aseguraba la buena fortuna y que debía cambiarse por otro nuevo el primer día del año lunar. Esta práctica todavía se sigue realizando y el feng shui la recomienda.

También tienen “buen feng shui” las mesas para el desayuno instaladas en la cocina, que constituyen un punto focal de interés. Además pueden servir para hacer una separación entre la lavadora, el frigorífico y el fregadero, a un lado de la cocina, y el horno y los fuegos situados al otro lado. Así se disminuye el antagonismo agua-fuego.

Las ristras de cebollas, ajos o guindillas colgadas en la cocina no son de especialmente buenas, al contrario de lo que mucha gente cree, como tampoco lo es tener colgados los cazos y las sartenes.

Feng shui y el cuarto de baño

Para el feng shui es fundamental que el ambiente de nuestra casa sea limpio y puro. Por ello la casa debe estar siempre en perfecto estado, sin desconchones de pintura o instalaciones eléctricas o de fontanería que funcionen mal.

El feng shui considera que una fuente de "mal aliento" son los sanitarios y ello puede acarrear muchos accidentes e infortunios. En la antigua China prácticamente ninguna casa los tenía, siguiendo la creencia tradicional de que los lugares donde uno duerme, come y trabaja deben estar lo más lejos posible de los sanitarios.

Para contrarrestar su mala influencia, se recomienda que los cuartos de baño sean pequeños y estén siempre con la puerta cerrada. Además estas puertas nunca deben mirar directamente a otra puerta, a un rellano de escalera, a la cama, ni a la mesa de comer.

También es importante comprobar que los desagües no estén atascados. Las aguas deben circular libremente, pues el agua estancada no solamente es una fuente de gérmenes, además perjudica la energía que envuelve la casa. Es bueno comprobar el buen funcionamiento de los desagües y cañerías por lo menos una vez al mes.

Feng shui y el dormitorio

Cómo crear un lugar perfecto para dormir bien.

El dormitorio es nuestro último refugio, debería ser un lugar de descanso, por lo que no se recomiendan ordenadores, televisores, ni equipos de sonido. Si te gusta ver una película antes de dormir, cuando apagues el televisor, desenchúfalo y tápalo, mejor si es con una funda plástica.

El dormitorio debe ser lugar de descanso y relajación. Es muy importante el sitio donde se coloque la cama porque hay ubicaciones que son muy negativas. El feng shui aconseja no colocar nunca la cama de cara a una puerta, debajo de una ventana (es mejor tener en nuestra cabecera una pared sólida, esto nos brinda apoyo y protección) o debajo de un depósito de agua. Las vigas vistas son un mal elemento en cualquier punto de la casa, pues sugieren que llevamos un gran peso sobre los hombros. Si hay una viga vista en el dormitorio por lo menos no debemos colocar la cama debajo de ella.

Tampoco es conveniente colocar plantas o flores, especialmente vivas, porque poseen una energía muy intensa. La única situación en la que se puede introducir flores en un dormitorio es en el caso de que haya un enfermo; incluso así, es mejor que las flores no estén muchos días en el cuarto

Los espejos tampoco se recomiendan en las habitaciones. El espejo debería ir en la puerta del armario, por dentro, se cierra el armario y ¡desaparece el espejo!

Tampoco se debe colocar un espejo en el techo: favorece infidelidades y la intromisión de terceros en la vida familiar; el televisor en la habitación de matrimonio es causa frecuente de separación de la pareja; tampoco es conveniente dormir en una cama doble con dos colchones de cama individual: esa separación simbólica podría convertirse en real.

Todas las orientaciones geográficas de la cama son favorables si se cuida el conjunto del dormitorio. Aún así, cada disposición posee su propio significado:

  • Una cama orientada al Sur fortalece la intuición y estimula los sueños y la capacidad de retención.
  • Una cama orientada al Norte favorece la salud y la energía vital.
  • Una cama orientada al Este provoca dinamismo y ganas de vivir.
  • Una cama orientada al Oeste constituye un buen mecanismo contra el estrés y la agitación.

Esta entrada fue publicada el 29-07-13 a las 22:57.
Ha sido leída 13 veces esta semana.

Lo más visto en este blog

BARCELONA BEAUTY SCHOOL. Curso Higiénico Sanitario

Carrito Auxiliar Aimar

Carrito Auxiliar Aimar
102,00€

Cómodo y elegante. Pie metálico giratorio y regulable en altura, tres bandejas.

 

Suscríbete a nuestro newsletter de Estética
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
SOPRANO. Único e inimitable. La mejor tecnología láser para depilación a tu alcance

Anuncios de empresa

Se necesita persona dinámica, con ganas de aprender y crecer profesionalmente. Requisitos mínimos: experiencia mínima de un año, experiencia en venta directa, habilidad como negociador, persona dinámica y con iniciativa.
Renueva tu salón con mobiliario de primera calidad al mejor precio. Encuentra lo que necesitas con total satisfacción. 100% garantía.
Somos una empresa con amplia trayectoria en el sector de la peluquería y la estética con más de 20 años de experiencia. Buscamos distribuidores con experiencia y conocimiento del mercado en su área de actuación.
Abidis cuenta con más de 30 años de experiencia e investigación al servicio de la cosmética profesional. Buscamos Esteticista comercial para Sevilla y Cádiz y Esteticista comercial o distribuidores para País Vasco y Navarra.
Suscríbete a nuestro newsletter de Estética
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es
MED.APOLO Lift Ten HIFU